“Es motivo de Alegría poder pisar esta tierra mexicana, que ocupa un lugar especial en el corazón de las Américas”. S.S. Papa Francisco.

Por: Any P. Oliva Valera  Foto: Presidencia de la República México.

Un hermoso repicar de campanas fue el marco de bienvenida que México ofreció al Papa Francisco al pisar tierras mexicanas este pasado 12 de Febrero, el Papa Francisco arribo a tierras mexicanas trayendo esperanza a los corazones de los feligreses. Fue recibido en el Hangar Presidencial por el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

La ceremonia de bienvenida fue marcada emotivamente por cuatro niños que portaban trajes típicos mexicanos quienes le acercaron al Pontífice un cofre con tierra mexicana a la cual el Papa Francisco, Bendijo. Al día siguiente en la ceremonia oficial de Bienvenida el Presidente de México, Enrique Peña Nieto recibió al Papa Francisco en Palacio Nacional con los honores de un Jefe  de Estado, lo cual marca en México un precedente político y social, siendo el primer Pontífice que recibe tal dignidad.

En su discurso en Palacio Nacional el Papa Francisco pronunció: “Es motivo de alegría poder pisar esta tierra mexicana, que ocupa un lugar especial en el corazón de las Américas, hoy vengo como misionero de misericordia y paz. Pero también, como hijo que quiere rendir homenaje a su madre, la Virgen de Guadalupe y dejarse mirar por ella buscando ser buen hijo, siguiendo las huellas de la madre, quiero, a su vez, rendirle homenaje a este pueblo y a esta tierra tan rica en culturas, historia y diversidad”.

El Pontífice realizó diversas actividades eclesiásticas y visitó cinco estados de la República Mexicana, estados donde pronuncio discursos de una oratoria profunda en el conocimiento del poder y el amor que guarda la palabra de Dios.  En otro orden la Cabeza de la Iglesia dejó claro que no llego a México a dar una palmadita en el hombro a la Iglesia Católica en ese país y que no se puede tolerar más la pelea de poder, la corrupción y los actos lascivos en contra de menores dentro de la Iglesia, así mismo hizo lo propio con relación a la clase política en México.

Hacia los Feligreses sólo hubo discursos basados en el Amor de Dios que es la más Poderosa Fuerza que existe, el Amor infinito y misericordioso de Dios que vence barreras y hace caer muros. El Amor de Dios en la familia, en la sociedad, en el día a día. Francisco hizo resaltar que como hijos de Dios debemos cuidar nuestra relación con Él. “No te alejes de Dios porque has cometido una falta, Dios te ama, Dios te perdona, regresa a casa”. Pronunció el Santo Padre.

La visita del Vicario de Cristo ha dejado en México una refrescante y renovada FE en la Palabra de un Dios de Vida y de Victoria.